"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

2 ene. 2012

¿Cómo lograr las metas que nos proponemos?

Ya paso la noche de año viejo, dejamos atrás todos aquellos recuerdos (buenos o malos), que tejieron las vivencias pasadas, para darnos nuevamente una oportunidad, este nuevo periodo de vida: el año 2012. Lejos de lo que se cree (“que el mundo termina en este año según algunos expertos y calendarios antiguos”), cada nuevo día tenemos la oportunidad de construir la vida que deseamos vivir, ¡sí!, muchos escritores de libros de autoayuda resaltan estas expresiones, al igual que programas de televisión, asesores, gurús y todos aquellos que nos dedicamos a facilitar los procesos de cambio y aprendizaje en las personas, hacemos mucho énfasis en el poder que tienen las mismas de cambiar actitudes, creencias y hábitos que impiden que se logren las metas personales.
No somos un barco a la deriva en el mar de las incertidumbres, y más si somos adultos, padres de familia, menos podemos darnos esa postura cuando nuestra familia depende de nosotros, los modelos familiares son los principales en formar las actitudes, creencias y hábitos que facilitaran que nuestros hijos sean exitosos. Recuerden que: “LOS PADRES PROGRAMAN A SUS HIJOS PARA EL ÉXITO O EL FRACASO”, tanto si lo hacemos de forma consciente como inconsciente (que muchas veces es la que más utilizan los chicos para aprender). Por ende, vale la pena hacer un compromiso este nuevo año de vida para mejorar, no solo la posición social, económica o educativa, sino también emocional  y sobre todo la espiritual, pues de allí parte todos nuestros logros.
Ser exitosos no es causa de la suerte, como algunos creen, si revisas la historia de aquellas personas que son tu modelo personal a seguir, notaras que hay una gran suma de pequeños fracasos, horas de trabajo y planificación, optimismo, confianza personal, valor, y deseos de aprender y una visión clara de lo que desean en la vida. El éxito no se basa en “evadir” el fracaso, se basa en “enfrentarlo” correctamente. William A.Ward dice, “El fracaso debe convertirse en nuestro profesor en vez de nuestro embalsador. El fracaso puede detenernos por un rato, pero no nos derrota. Es un desvío, pero no el destino final.”  Los líderes exitosos no se esfuerzan por evadir el fracaso, ellos lo manejan exitosamente, por lo que el aprendizaje de la constancia, la perseverancia y la fe en nosotros mismos “siempre da sus frutos”.
Podemos iniciar a nuestros hijos en la práctica de programar sus deseos de año nuevo, como habito que fomenta el éxito de una manera sencilla, tal cual como lo hacemos nosotros mismos. Es importante facilitar ejercicios de reflexión con lápiz y papel a mano, para que ellos logren internalizar que cosas tienen en su vida por lo cual se deban sentir agradecidos y las apunten en el papel, cuáles son sus  éxitos más importantes obtenidos el año anterior y  concientizar que estrategia utilizaron para lograrlo de tal forma que identifiquen esa actitud ganadora que tiene dentro de sí, para emplearlo en situaciones similares. También es importante que apunten que aspectos positivos de su personalidad les agrada y les facilito el logro de esas metas, y que aspectos negativos de su personalidad interfirieron en las mismas, de tal forma que los chicos la tengan presentes para que logren desarrollar ese aspecto negativo y logren transformarlo a su favor.
Es necesario fomentar de forma consciente que el éxito no se logra porque una persona “sea la más bonita”, “la mas preferida”, “tenga más dinero”,  “mucha suerte”, o “nació muy inteligente”, que son las principales creencias por las cuales se generan resentimientos entre los hijos  y se desarrollan esos sentimientos de inferioridad, que impidan expresar el don innato que posee cada persona.
Para lograr nuestras metas es necesario distinguir entre nuestras necesidades y las planteadas por la cultura o la gente que nos rodea. Es importante reconocer las necesidades de los demás. Pero reconocerlas y respetarlas no significa que tenemos que hacerlas nuestras. Muchas veces sabemos lo que no queremos, pero no siempre sabemos claramente que si queremos.
Para tener éxito, es necesario que tengamos fe en nosotros, que confiemos en que lo podemos lograr. ¡Piensa en todas las veces que has logrado lo que te has propuesto, aunque creas que son logros que no valen la pena!. No los califiques de acuerdo a su importancia o magnitud. Considéralos sólo como una muestra de que hay cosas que puedes lograr y por lo tanto, lo que no sabes o no has podido, lo puedes aprender. Escríbelo para que te lo recuerdes, cuando te sientas desmotivado o cometas algún error. Haz que la frase: "Si no lo he logrado, puedo aprender a hacerlo" sea parte de tu vida diaria. Si has intentado hacer algo varias veces y no has tenido éxito, quizás necesitas hacerlo de forma diferente o tal vez necesitas ayuda. ¡Búscala!.
Describe las consecuencias positivas que vas a obtener y lo que necesitas hacer para lograrlo. Pregúntate si vale la pena el esfuerzo que tienes que hacer. Si no estamos dispuestos a esforzarnos, nuestra meta no es realmente nuestra o está basada en algo en lo que no creemos o que no deseamos con el corazón. Ponte metas que realmente te motiven. Que tu corazón y tu mente estén involucrados.
Para lograr  las metas en esta vida, es necesario reconocer que una gran parte de lo que nos sucede, es el resultado de nuestras decisiones y conductas. Cuando no lo aceptamos y culpamos a los demás, a la vida, la suerte, etc., no resolvemos los problemas y nos sentimos víctimas, incapaces y vulnerables. Esta actitud nos paraliza o nos lleva a tomar decisiones equivocadas. Reconocer que cometimos un error, es un acto de valor y honestidad. Nos da la posibilidad de corregir y aprender. Negarlo, no elimina el error, sólo lo aumenta. Recuerda que somos humanos y por lo tanto falibles. No somos, ni vamos a ser perfectos, pero siempre podemos mejorar. Siempre podemos aceptar nuestra responsabilidad y construir un presente donde el éxito pueda lograse

No hay comentarios: