"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

10 ene. 2012

¿Cómo enseñar el valor de la autoestima?

Al igual que enseñamos a nuestros hijos a caminar, correr, bailar, comer, hablar, leer y escribir, también está en nuestro repertorio de tareas personales enseñar a nuestros hijos a amarse a sí mismo y tener buena autoestima. Las personas más significativas en nuestra vida, constituyen una fuente esencial para el desarrollo del autoconcepto, la madre, el padre, los abuelos, tíos, hermanos, vecinos, maestros, profesores y amigos, constantemente contribuyen a construir el nivel de aceptación que tenemos para con nosotros mismos a lo largo de toda la vida. Desde la infancia la impresión que nuestros padres tengan y reafirmen en nosotros, facilitara el desarrollo de una personalidad asertiva y exitosa, por ende, si estas interesado en que tu hijo sea una persona saludable emocionalmente y exitosa, debe cultivarse desde el principio el valor del amor a sí mismo.
Por cultura, tenemos la facilidad de destacar los aspectos negativos en todo y en todos (y quejarnos constantemente), de allí que resulte muy fácil a cualquier persona, cuando se le pregunta como se ve a sí misma, destacar una gran lista de defectos desequilibradamente con las virtudes y cualidades que  posee, resultado de un defectuoso aprendizaje emocional. Sí, criticar constantemente a un hijo, utilizando expresiones como: “tu siempre”, “tú nunca”, ¡quien  más va a ser!, y tener fresco el listado de: eres un necio, tremendo, terrible, flojo, gordo, feo, bruto, así sea en situaciones graciosas… facilitara el desarrollo de una baja autoestima.
¡El tener baja autoestima es peligrosísimo!, pues la falta de amor que uno pueda tener para consigo mismo, y la poca capacidad de poder encontrar dentro de sí las virtudes y cualidades, al igual que los defectos y tener la salud emocional para poder entender que se puede cambiar en la vida, facilita en los niños y adolescentes sentimientos de inferioridad, resentimiento, poca expectativa de si mismo, bajo rendimiento académico, algunos problemas de integración social o de aprendizaje, depresión, trastornos alimenticios (como la anorexia y la bulimia), adicciones (bien sea a los videojuegos, alcohol , drogas), amistades nocivas ( emo, cultos satánicos, pandillas callejeras,  grupos gossip) , conductas suicidas o autodestructivas, tendencia a ser agresivo, malhumorado o desobediente, solo por mencionar algunos de los riesgos .  
Aunque siempre ha de ser un profesional el que evalúe la autoestima de su hijo, es mucho lo que los padres  y docentes pueden hacer para facilitar el aprendizaje de una buena autoestima, debemos estar muy atentos a lo que nuestros hijos nos cuentan. Muchas veces hablan de sus relaciones con sus compañeros de colegio, lo que nos permite saber si tienen, o no, amigos; si le cuesta hacer amistades, etc. Por otra parte los niños suelen hablar sobre sus propios logros y fracasos. Hay niños que están continuamente utilizando frases negativas sobre su forma de comportarse o de ser, del tipo: "no valgo para nada", "todo me sale mal", "nadie me quiere", etc. Todo este tipo de frases resultan muy dañinas para la autoestima del niño, pues llegará a creérselas.
La autoestima no la podemos modificar directamente por decirle a un niño o adolescente, que deje de pensar de determinada forma,¡ no dejará de hacerlo!. Para lograr cambios se pueden abordar diferentes estrategias o una combinación de varias de ellas. Hay que evitar utilizar frases negativas y repetitivas cuando nos refiramos al niño. Es decir, deberíamos borrar del archivo de expresiones de los padres, frases como: "que malo eres", "este niño es un desastre", "eres un vago", "no tienes vergüenza", "hay que ver que sucio o falta de respeto eres", "no hay forma de hacer carrera de ti", "de mayor no vas a servir ni para recoger basura", etc. No conseguiremos nada bueno con ellas, antes bien, de tanto oírlas, el niño se amoldará a ellas, las incorporará a como piensa que es y obrará en consecuencia. Te invito a que  prestes atención a como los adultos se dirigen a los niños y, sin duda, identificará con facilidad qué frases están siendo positivas para la autoestima del niño y cuales están siendo negativas.
Por último, tenemos que tener mucho cuidado cuando hablamos entre adultos y ellos están presentes. Generalmente, aunque creamos que están simplemente jugando, suelen estar prestando atención a la conversación de los mayores. Si estamos intentando que nuestro hijo no se preocupe en exceso de su apariencia física, pues es más bien bajito, desandaremos todo lo ganado en el momento que nos oiga alabar al hijo de la vecina por lo alto que es. Y, lo que es peor, a partir de ese momento ya no creerá las palabras paternas que le indiquen que: "ser bajito no tiene importancia, porque lo importante es la forma de ser de cada uno".
Algunas formas de actuar consisten en cambiar el comportamiento del niño en las áreas problemáticas, enseñándole otras formas de actuar. También se le puede enseñar cómo solucionar problemas y plantearse objetivos realistas y que logre alcanzar. Se pueden mejorar sus habilidades para relacionarse y comunicarse con los demás. A veces hay que enseñarle a ser más objetivo, menos categóricos en sus afirmaciones, a que se recompense por sus éxitos y que minimice sus fracasos, etc. Recordarles a diario cuáles son sus cualidades y resaltarlas con la misma intensidad con la que señalamos las cosas importantes, facilitara que nuestros hijos aprendan a entender que son importantes y porque pueden amarse a si mismos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

trabajo para una fundacion y este tema es importante ,este mes estamos valorando la autoestima en nuestros chicos m gracias.