"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

20 dic. 2011

¿Cómo enseñar a los hijos el valor del trabajo?

La gran mayoría de los padres se quejan de que sus hijos no los ayudan a efectuar los oficios del hogar. Otros tantos, tienen que literalmente “sobornar” a los adolescentes con regalos para que aprueben las asignaturas del grado o colaboren en la casa, la verdad es que cada día los adultos debemos trabajar mucho más para obtener un adecuado nivel de vida, por lo que es preocupante para los padres de este tiempo educar para el trabajo a los hijos, a fin de que aprendan la mejor forma de obtener lo que deseen en el futuro y sean adultos exitosos.
A veces, sin percatarnos de ello, somos nosotros los padres quienes educamos a los hijos para ser una carga para otros o unos perezosos injustificados, si es común que los niños nos escuchen quejarnos porque tenemos que ir a trabajar, le hacemos ver nuestra tarea como una carga, y no como un estimulo, al igual que si le hacemos “todas las labores” porque ellos están estudiando “ y por eso tienen un “papá o una mamá  que les resuelve todo”, los hijos crecen creyendo que se merecen todo, y que no deben de hacer nada para obtenerlo, o en los peor de los casos “buscar la vía fácil” para lograrlo.
Los padres tienen que ir enseñando a los hijos desde muy pequeños, a realizar y comprender las virtudes y valores humanos del trabajo, preparándoles para el futuro, cuando tengan que trabajar en los estudios, en la empresa o en la sociedad. Pueden empezar mandándoles pequeñas actividades y responsabilidades, dentro de la casa, para que se vayan acostumbrando a obedecer y a sentir la satisfacción del trabajo, bien hecho. Así cuando llegue la hora de realizar el trabajo profesionalmente, tendrán ya la costumbre convertida en hábito y posteriormente en virtud y sabrán organizar y administrar el tiempo, para poder hacer lo que sea necesario, sin poner pretextos para no hacer el trabajo que les corresponda. Se aprende a conocer el valor del trabajo cuando en el hogar hay modelos a nuestro alrededor de personas trabajadoras, es importante que de 3 a 6 años de vida los niños reciban pequeñas obligaciones en el hogar ( como doblar su ropita, vestir la cama, ordenar sus zapatos etc.) para que internalicen este valor, podemos hacerlo de una forma amena colgando en la pared un listado con los nombres de los niños y sus labores diarias y luego premiar al que ha realizado un buen trabajo, así le enseñamos que las recompensas vienen luego de una tarea hecha con calidad, pedirle que nos ayuden a hacer el listado de las compras, que nos seleccionen la ropa de color o blanca para colocarla en la lavadora, llevar el cesto de ganchos cuando la colgamos, y estar atenta a la hora que este seca para doblarla, son tareas sencillas que pueden contribuir a crear ese vinculo entre el trabajo , el esfuerzo y lo valioso de la participación en las tareas cotidianas.
De 6 a 12 años se pueden asignar  labores como estar atento al vencimiento de los recibos del hogar para que informen a los padres las fechas de pago, tareas como dejar el baño limpio, ayudar a recoger la basura del patio, cumplir las tareas escolares a una misma hora, mantener el agua de la nevera llena, dejar la habitación limpia, y mantener el buen uso de sus juguetes, son labores que asignan un nivel de responsabilidad, sin ser una sobre exigencia , y contribuye de forma significativa a desarrollar constancia en el trabajo personal.
Debe evitarse asignarle a los hijos tareas que estén por encima de su edad y de la responsabilidad que pueden asumir (como en los casos en los que se le otorga la responsabilidad de cuidar hermanitos menores, cocinar para la familia, o cargarlo con las obligaciones que la madre debe asumir) al igual que colocarlos a vender en la calle, limpiar casas ajenas, o en los peor de los casos pedir dinero a las personas en los locales comerciales, dejándolo sin escuela. Una cosa es asignar tareas dentro del entorno familiar para con el mismo o para contribuir al bienestar del hogar, y otra muy distinta es asignarle la carga de mantener a la familia.
El verdadero trabajo de los hijos dentro de la familia es estudiar, ayudar a los padres y a sus hermanos, también ayudar a los familiares y amigos y los padres deben facilitar oportunidades para que aprendan a desarrollar amor por el trabajo. Deben esforzarse en prepararse muy bien para el futuro, aprovechando todos los medios a su alcance, procurando siempre recorrer una milla de más, en las obligaciones

No hay comentarios: