"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

30 ago. 2011

Mi hijo no aprende a leer .¿Puede ser esto un principio de dislexia?

A pesar de que el proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura en la escuela formal venezolana se espera que inicie durante el 1er grado, la importancia de la educación inicial es elemental para preparar al niño o niña de seis años para lograr las destrezas previas al aprendizaje de esta. Aunque según investigaciones en psicología evolutiva, desde los 4 hasta los 8 años, es el periodo donde este proceso puede enseñarse y consolidarse, hay que estar atentos si durante ese tiempo (los primeros tres años escolares), aparecen signos de una posible dislexia.

En la población estudiantil venezolana se promedia entre un 10 a 15% de personas con dislexia, presentes en una proporción de 5 varones por cada hembra que la presenta, constituyéndose un problema de aprendizaje muy común.

La dislexia del desarrollo puede definirse como una discapacidad específica y persistente para adquirir de forma eficaz las habilidades lectoras que le permitan al niño/a alcanza con normalidad aquellos aprendizajes mediatizados por el soporte escrito. Esta discapacidad se mantiene a lo largo de toda la vida escolar, en mayor o menor grado, y se encuentra relacionado con una alteración del neurodesarrollo y un coeficiente intelectual normal.

Una de las acciones, que como padres preocupados pueden identificar seria conocer si en la familia hay personas con dislexia (papá, hermanos, tíos), abandono de la escuela, o dificultades en la comprensión lectora. De los 3 a los 5 años, el niño disléxico puede tener un desarrollo lento del habla y dificultades de pronunciación, aunque no siempre tiene que haber dificultades relacionadas con el lenguaje oral, pueden aparecer problemas para aprender rutinas y memorizar números, letras, los días de la semana, canciones o los colores; dificultades con la manipulación de sus prendas de vestir (abotonar o subir cierres), etc.

Entre los 6 y los 8 años, la mayor complicación que presentan es en la asociación letra-sonido. Otras dificultades que aparecen más raramente en la literatura son dificultades en operaciones de lógica espacial (confunde derecha e izquierda) y en la memoria secuencial, copia de letras invertidas (b por d, p por q, etc), y dictados donde se observan uniones de palabras (por ejemplo: elarbol, al guien) En algunos casos, comienzan a evidenciarse déficits en otras áreas académicas, como por ejemplo las matemáticas. En la mayoría de los casos esta discalculia se debe a dificultades de comprensión en los enunciados de los problemas por no darse la comprensión lectora.

El aprendizaje de la lectura y la escritura es tan elemental para el desarrollo de la vida diaria, que ante una dificultad de esta índole es necesario solicitar atención psicopedagógica para que este proceso se consolide de forma óptima, ante la presencia de un hijo que le cueste la lectura y la escritura, pues tal discapacidad no se soluciona si no recibe la atención especializada y puede representar un obstáculo en la vida escolar de la persona que la posee. Existes muchas técnicas para enseñar el aprendizaje de la lectura, que sería conveniente solicitar el apoyo de un psicopedagogo para lograr superarlas.

Aunque es posible que a su hijo/a no le guste leer porque le cuesta, la lectura es importante tanto para los niños pequeños como para los más grandes porque les ayuda a desarrollar la creatividad y la capacidad de escuchar y comprender cosas. Usted puede continuar leyéndole a su hijo/a, incluso cuando sea más grande. También puede animarlo/a a leer algo divertido, como una revista. Además, es importante que lo/a apoye y lo/a anime en otras áreas y actividades que le gustan y en las que se destaca. Así contribuirá a que tenga mayor seguridad de sí mismo/a y fomentará su participación en actividades no académicas que pueden llevarlo/a a elegir una carrera o un interés para toda la vida. Si bien el trabajo académico puede seguir resultándoles un desafío, los niños inteligentes que padecen dislexia generalmente van a la universidad.



No hay comentarios: