"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

1 ago. 2011

¡Haz lo que yo digo , no lo que yo hago¡La influencia de los padres en el aprendizaje de los valores personales

“Manuel no quiere hacer dictados, no le gusta hacer caso, no quiere aprender a leer bien, se la pasa gritándome a cada rato, no obedece, hasta para bañarse hay que mandarlo, y le cuento… expresa la madre con desesperación… salió mal otra vez en el colegio, siempre es así, ya me tiene harta”… poco a poco, describe con lujo de detalles todos los desmanes que Manuelito le hace pasar en casa y en la escuela. Observando la dinámica de la relación entre madre e hijo, dentro de la oficina, se ve inmediatamente que el chico está disgustado, cuando interrumpe a la madre para hablar , esta automáticamente y hasta sin darse cuenta le grita: “Cállate, quédate quieto”, y continua con su listado detallado de quejas , repasando defecto a defecto las acciones de su hijo. Una vez descargada, miro a la madre y le pregunto ¿y qué cualidades tiene Manuelito?, perpleja la madre da un vistazo mental y no logra encontrar alguno, ¿Cuántas veces al día conversa con él sin que no sea para llamarle la atención por algo negativo que hizo? Sus ojos parecen aumentar de tamaño y su voz finalmente se queda muda. Continúo preguntando ¿Cuántas veces lo abrazas al día? ¿Cuántas veces le dices que lo amas y que esperas lo mejor de él? ¿Qué actividades realizan juntos para conocerse y compartir? ¿Cuándo fue la última vez que le revisaste los cuadernos y le felicitaste por un buen desempeño? ¿Cuándo le aplaudiste una buena nota en el examen? ¿Cuándo le enseñaste una formas más asertiva de comunicación para que aprendiera a como se debe tratar a los mayores, a las mujeres, a la maestra, a las niñas, a sus amigos? ¿Cuántas veces aprovechaste sus tremenduras o errores para sentarte con él y orientarlo, mostrándole como hacer mejor las cosas? Estas seguro de lo que no le gusta pero ¿conoces que sí le gusta hacer? ¿Estás segura que no le gusta bañarse u ordenar la cama, o solo es tu opinión sobre esto? Y como considero más importante preguntar esto antes de saber dirección y otros datos, concluyo ¿Y dónde está su papá? ¿Por qué no vino a consulta? …Y el “terrible Manuelito rompe a llorar”.

Detrás de un niño cariñoso, amable, educado, obediente, responsable y con un buen rendimiento académico, están unos padres velando por enseñar y educar a esta persona.

“Toda conducta se aprende y se refuerza por las consecuencias que recibe la persona al ejecutarla” (Principio del conductismo). ¿Quieres que tu hijo tenga hábitos de limpieza? Enséñale cómo hacerlo, modélaselo, edúcalo y luego prémialo por el desempeño. No basta con esperar que tu hijo por inercia, experimentación, ensayo y error, o “chispazo divino” aprenda a comportarse por la vida. Primero hay que enseñarle como esperamos que deba hacer las cosas, luego corregir, corregir y corregir hasta que logre aprenderlo.

Educar implica una acción sistemática, continúa y organizada de objetivos que se desean lograr, por lo que si tú esperas que tu hijo “sea modelo”, trázate un plan, con objetivos claros para que pueda, a través de la acción y la ejecución de tareas lograr la meta.

¡Claro que tu hijo se va a equivocar!, por ende mantener en el tiempo los correctivos necesarios y las recompensas por los logros, aunque sean muy pequeños, lograra que tu hijo mejore su conducta.

El hogar es el primer maestro de la vida de un ser humano, allí tu hijo aprendió a ser lo que es hoy, y tú y toda la familia contribuyen a que sea como es. En un ambiente donde todos se tratan con hostilidad, no habrá niño educado que no diga groserías, si en casa papá no cumple las promesas, mamá no premia las buenas acciones ¿Cómo va a tener un hijo motivación para ser el mejor de la clase y para cumplir con los deberes escolares?

El amor es tan esencial en el desarrollo personal, este debe ser el principal ingrediente para educar a los hijos excelentes que soñamos, ser un adulto amoroso, que trate con amabilidad a las personas, que hable correctamente, que se comporte de forma cívica y ordenada, responsable y respetuoso influirá como modelo positivo en el chico y contribuirá al desarrollo de los valores personales que tanto esperas que aprenda.

Primero debes de sembrar si quieres cosechar, así que libérate de quejas, reproches y recriminaciones y empieza por darle más amor a tu hijo. Comparte tiempo con él, jueguen juntos, modélale los buenos modales, aplica una comunicación positiva centrada en sus cualidades y en sus potencialidades y cuando surjan las debilidades, oriéntalo, para eso te tiene en este mundo.

Recuerda, los niños aprenden mas por lo que ven hacer a sus padres, que por lo que le dicen que hagan.

1 comentario:

joce dijo...

excelente artículo! es cierto, muchos padres solo ven lo negativo de sus hijos pero jamás se detienen a observar las cosas positivas que éstos poseen, debemos ser ejemplo para nuestros hijos, pues ellos son nuestro reflejo!