"Bienvenidos al portal donde padres, estudiantes , educadores, profesionales y todo aquel interesado en el area de educacion especial y la psicopedagogia podra encontrar informacion de su interes"...Participa!!!!.




Buscador Interactivo

CONSULTAS ONLINE

CONSULTAS ONLINE

Nueva direccion

Nueva direccion

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE

PLAN VACACIONAL SUPERAPRENDIZAJE
Edades de 8 a 16 años

11 jul. 2011

Distraídos, ensimismados e inconstantes.¿Cómo educar a un adolescente?

¡Ser adolescente es una etapa difícil! Todos lo fuimos alguna vez. Los cambios siempre afectan a los seres humanos, más aun durante esta etapa donde las hormonas hacen de las suyas.

Es durante esta etapa del desarrollo humano, donde la mayoría de los padres pareciera perder el don de conocer y entender a sus hijos. Etapa donde se levantan las brechas de comunicación más profundas entre padre e hijo y se establecen los conflictos entre ambos, quitándoles el sueño a los progenitores, quienes preocupados sinceramente por el bienestar de sus hijos no saben qué hacer para retomar ese “respeto”, a veces traducido en “control” sobre sus conductas.

Este proceso de la vida, plagado de mucha confusión requiere más que nunca la orientación de un padre perspicaz que sepa orientar al chico en las necesidades e intereses propios de la edad, los cambios corporales, la sexualidad, las adicciones y las consecuencias del uso indiscriminado de la bebidas alcohólicas y las drogas, la capacidad de mantenerse enfocado en lo verdaderamente prioritario (estudios Vs. hobbies), el conocimiento de las leyes y el respeto hacia ellas y la capacidad de reconocer entre amistades positivas y negativas , son temas obligatorios que deben discutirse con ellos antes y durante este proceso.

Muchas de las investigaciones realizadas en función de determinar el porqué el aumento de embarazos precoces, arroja que los adolescentes tienen escasos o nula información sobre educación sexual y la gran mayoría no mantiene una relación significativas con los padres, similar situación ocurre con aquellos adolescentes quienes abusan de las drogas y el alcohol o quienes incurren en actos delictivos entre los 12 y 16 años, por lo que es preciso que como padres reflexionemos que tipo de información al respecto conocen nuestros hijos y de quien están recibiendo este tipo de información. ¡Debemos dejar a un lado la pena!, el tabú sobre estos temas solo ha traído consecuencias nefastas a la sociedad, por lo que un padre o madre inteligente mantendrá los canales abiertos de comunicación con cada uno de sus hijos para educar, desde el punto de vista del adulto, sobre estas inquietudes.

Prepara con antelación oportunidades para charlar con tus hijos, Presta atención a lo que ellos expresan, sabiendo escuchar y evitando el prejuicio sobre lo que te diga, tu hijo no tiene por qué creer en lo mismo que tu, mucho menos ver la vida desde tu punto de vista, por eso te toca ser flexible, y aprovechar esos instantes para aproximarte lo más posible a un acuerdo entre ambos sobre el tema en cuestión. Una actitud más conciliadora y abierta resulta más provechosa. Si notan que les comprendemos, aumentará su confianza y tendremos mucho ganado. Debes hacerle saber siempre a tu hijo que cuenta contigo en todo momento, aunque no te toca a ti como padre asumir las consecuencias de sus actos, pues esto genera irresponsabilidad, y que al no aprender de los errores, persistan en cometerlos.

Es esencial que seas un modelo de conducta, durante esta etapa los chicos se transformas en los principales jueces del comportamiento de los padres, por ende a la hora de educar y disciplinar, tienes que tener credibilidad, no se exige respeto solo por ser un padre, se inspira respeto por acciones, al igual que debe derrocarse el temor, pues solo lograra que tu hijo te mienta y oculte las cosas, que tarde o temprano saldrán a la luz.

Hay que darle mensajes claros. Es un error decir a la misma cosa "no" un día y "sí" otro día a tu hijo adolescente, salvo que las circunstancias hayan cambiado. Dar mensajes claros ayuda a crear una base de confianza, fomenta el buen comportamiento y ayuda a bajar los niveles de estrés en la familia, trata a tu hijo adolescente con el mismo grado de respeto con el que esperas que te trate a ti. No le insultes nunca, no le ridiculices tampoco. Si empiezas a gritar, la capacidad receptiva de tu adolescente se bajará a cero. Hay momentos en los que todo chamo cree que sus padres no le comprenden, que le hacen la vida imposible. Y cuando gritamos por frustración o rabia, solo conseguimos alejarles más. Si crees que vas a perder los papeles, suspende la conversación para retomarla en un momento en el que hayas logrado sobreponerte.

Es primordial ser preciso y dar detalles sobre lo que esperas de tu hijo. Siempre es bueno escribir sobre papel reglas y acuerdos importantes, porque así ambas partes pueden consultar el papel cuando surja una confusión sobre una norma específica.

Un adolescente, por defecto, es un ser distraído, indolente, y olvidadizo. Con frecuencia parecerá ausente y su interés decaerá con facilidad, tanto en su vida social como familiar, y no digamos en su vida académica. No se lo tome como algo personal, estas actitudes no son del todo voluntarias, vienen provocadas en parte por los fuertes cambios hormonales que sufren. Habrá que ayudarle a vencerse a sí mismo, pero sin olvidar que su aprovechamiento del tiempo no será nunca como el de un adulto.

Si tus problemas sobrepasan tus posibilidades, entonces busca ayuda profesional, las soluciones hay que encontrarlas, por lo que una actitud activa siempre favorece la resolución de los problemas.

No hay comentarios: